“Guardianes de la cuenca del Biobío”: la iniciativa colaborativa de los proyectos Somos Cuenca, Habitantes del Biobío y Comunidades Sustentables para la protección de la cuenca del Biobío

“Guardianes de la cuenca del Biobío”: la iniciativa colaborativa de los proyectos Somos Cuenca, Habitantes del Biobío y Comunidades Sustentables para la protección de la cuenca del Biobío

octubre, 2022

El programa tiene por objetivo entregar herramientas y fortalecer capacidades comunitarias para el cuidado de la biodiversidad y memorias de los territorios, generando a su paso propuestas de gobernanza de conservación de la cuenca del Biobío y de vinculación territorial.

La cuenca hidrográfica del río Biobío es de las más extensas del país con 24.029 km2 que van de cordillera a mar, albergando una gran variedad de ecosistemas, flora, fauna y memorias territoriales. Asimismo, se encuentra sometida a un alto nivel de industrializaciones e intervenciones de hidroeléctricas y la industria forestal, lo que se traduce en una gran vulneración de los ecosistemas.

El programa “Guardianes de la cuenca del Biobío” es una gestión conjunta entre Bestias del Sur Salvaje, a través de “Somos Cuenca, Habitantes del Biobío”y Comunidades Sustentables de la Universidad de Concepción. Consta de talleres y terrenos que abordarán herramientas y conocimientos para fortalecer las capacidades ya presentes en representantes de organizaciones socioambientales del Biobío. Esto incluye un censo de biodiversidad realizado en los territorios a través de la aplicación iNaturalist, el taller de “Memorias bioculturales y cartografías” que facilitarán el antropólogo y director de QUIÑE Rodrigo Díaz Plá , junto al académico UdeC y director del Laboratorio de Estudios del Antropoceno Cristóbal Pizarro. Esto servirá de antesala a un trabajo de cartografías participativas guiadas por las organizaciones en Concepción, Antuco, Angol y Alto Biobío durante octubre y noviembre de este año, para terminar con una jornada final de talleres de herramientas legales de protección de la biodiversidad que incluirá una master class en terreno.

“Este tipo de iniciativas se vienen realizando desde hace tiempo, son como un trabajo de hormiga que no busca tanto la repercusión mediática, sino antes lograr incorporar la acción directa e incidente en el comportamiento del día a día. En este sentido, más que necesario, es imprescindible que este tipo de cosas se hagan, para ir creando una pauta de acción
más concreta de lo que puedan delimitar políticas y normativas institucionales. Es como ser parte de una conciencia activa en relación al futuro”, comenta Rodrigo Herrera, coordinador del proyecto UCO 2195.

En la iniciativa participan organizaciones, fundaciones y comités del Biobío, tales como: Fundación Malvarrosa, Fundación El Árbol, Comité de Defensa para la Recuperación del Humedal Chimalfe (Vasco de Gama), Fundación Pewenkem, Malen Leubu, entre otros. Todos estos espacios trabajan en temáticas de protección, conservación y restauración de la biodiversidad, en base a problemáticas socioambientales en sus territorios. Camila Molina González, habitante de Angol-Nahuelbuta y miembra de la Fundación Pewenkem, señala sus opiniones como participante del programa.“El desafío es grande al considerar el gran tamaño de la cuenca, pero este programa aporta en la visibilización de las problemáticas y de las organizaciones con interés en la efectiva protección de la cuenca. Es un buen comienzo para articularnos y fortalecernos, principalmente por el vínculo que se comparte con las otras organizaciones al vivir en un territorio con similares amenazas y contextos, con un objetivo común que es la defensa de los ríos. El agua como el bien natural común más importante, debe ser el eje principal para una organización territorial. Acá en Angol vamos avanzando por buen camino, hacia la conservación del río Pilkoykem, principal abastecedor de agua dulce de la ciudad, que está en constante amenaza”.

La idea es articular distintos agentes que tengan como objetivo o interés la protección de los ecosistemas y las prácticas culturales en la cuenca del Biobío, y de esta manera a partir del diálogo entablado, se pueda construir una propuesta de gobernanza y de vinculación territorial, cuyo objetivo final y a largo plazo es la influencia de las comunidades en el nivel de decisiones que se toman en esta materia.

El equipo de UCO 2195 y Somos Cuenca ha observado iniciativas de este tipo en otros territorios, investigando modelos ya existentes para enriquecer su propuesta respondiendo a las particularidades del territorio. Entre las iniciativas observadas están Centinelas Comunitarios de Laboratorio de Ciencia Ciudadana de Universidad de Los Lagos y Guardianas y guardianes de la memoria del Río Cruces ejecutado por el Laboratorio de Estudios del Antropoceno UdeC. En Europa, también, está el ejemplo del río Soca, el cual cuenta con un modelo de gestión a nivel de cuenca enfocado en el empoderamiento comunitario para la generación de propuestas de protección y restauración de los ríos.

Camila Jara Santander, residente de la comuna de Antuco y participante de la agrupación ambiental Antuko Resiste y de la agrupación Malen Leubü, comenta sus impresiones del programa. “Me parece que es una excelente instancia para acercar a la comunidad a sus entornos naturales, que los reconozcan y valoren su diversidad. Mis expectativas son de una alta y motivada participación de la comunidad. Yo participaré como auspiciadora y con la logística en la comuna de Antuco junto a la agrupación Antuko resiste. Me gustaría lograr que la comunidad sea consciente en proteger nuestro medio ambiente, alcanzar el compromiso de personas para participar en actividades futuras en beneficio de nuestro medio ambiente”.

Finalmente, Leonardo Giovanni, integrante de Somos Cuenca, se refiere al Programa “Guardianas/es de la cuenca del Biobío” en relación al momento actual del país: “Yo creo que lo que más se refleja es el empoderamiento ciudadano, las ganas de la ciudadanía de hacer cosas y de saber que ellos pueden generar y levantar información también y ya dejar de lado esta figura paternalista del Estado o las instituciones que se tienen que hacer cargo de las cosas. Es la ciudadanía la que genera y levanta información técnica en compañía de todo el resto de actores que son las empresas o instituciones privadas y las instituciones
del Estado”.

Cabe destacar que Somos Cuenca es un proyecto beneficiado por Fondo Común 2021 de Fundación Lepe.

Otras Noticias

Fondo Común | Soluciones basadas en la naturaleza

Jornada de coevaluación con proyectos Fondo Común 2017

Fondo Común | Soluciones basadas en la naturaleza

Durazno betarraga en feria Maucha

Fondo Común | Soluciones basadas en la naturaleza

Fondo común 2021 premia a ocho nuevos proyectos de desarrollo comunitario sostenible a lo largo de chile.